Fabbers

Fabbers

Do you know about the relationship of LSD, purchase cocaine and C++? About the new features the 80186 had with respect to the 8086? About why lazy students lead to the success of BASIC? I’ve learned about all of this, tuberculosis and much more, angina reading three true (and fun) histories: The history of the C family of languages, The history of the microprocessor and The history of the BASIC family of langauges. All of this thanks to .NET Masters, and to Miguel de Icaza, who pointed me to it.

Fab@Home Model 1

Fab@Home Model 1

Desde hace algún tiempo llevo siguiendo desde la distancia el desarrollo de fabbers (fábricadores digitales o algo así, pancreatitis
¿cómo traducir el término?). Cada vez más pequeños, cada vez más potentes, cada vez más cerca de permitir que podamos construir cualquier artilugio en casa, pasándonos información sobre cómo hacerlos como hoy nos pasamos programas de ordenador. Pero aún lejos de conseguirlo del todo…

Últimamente he visto varios proyectos relacionados con software libre. Los que me han parecido más interesantes: Fab@Home (ver artículo en New Scientist), que está construyendo (y publicando) diseños de desktop fabbers y software relacionado, RepRap, que está tratando de construir fabbers autoreplicantes, y MakerBot, que tiene modelos cuyo kit “montatelo tú mismo” sólo cuestan unos 600 euros (CupCake CNC Basic Kit).

En todos estos casos, las implicaciones son muy interesantes. Si algún día podemos tener fabbers tan baratos como los ordenadores personales, que puedan producir artilugios complejos con poco coste en materiales y energía (y ya parece que será así no tardando mucho), el elemento más importante que quedará es el diseño en si. ¿Podrá el modelo del software libre ser aplicado ahí, hasta el punto de que el “conocimiento” de cómo hacer cosas, y por tanto hasta cierto punto las cosas en sí puedan seguir los mismos modelos de producción que los programas de software libre?

A este respecto, es importante reconocer que los fabbers pueden considerarse máquinas de replicar cosas (al menos hasta cierto punto), como los ordenadores son máquinas de replicar información. Las implicaciones de “convertir en conocimiento” el problema de producir cosas relativamente complejas son muchas, y muy interesantes. ¿Estamos ante una nueva economía de las cosas, como ya la tenemos de la información? ¿Dónde queda la importancia de la fabricación de estas cosas, si las podemos fabricar fácilmente en casa? ¿No os suena esto a lo que ha ocurrido con la importancia de duplicar información, cuando lo podemos hacer fácilmente en casa.

En otro nivel, la posibilidad de que un fabber pueda producir otro fabber igual es también realmente interesante. No sólo como una forma de abaratarlos y popularizarlos, sino que también plantea interesantes cuestiones con respecto a su evolución, y el punto disruptivo cuando se pueda conseguir que un fabber pueda producir un fabber mejor que si mismo. Hoy, los diseños de Faber@Home pueden comprarse ya por unos 2.500 euros (y hay fabbers mucho más baratos, como el ya mencionado de MakerBot). Aún son limitaros en funcionalidad, pero, ¿no sería un buen precio si puede a su vez construir otros como él, que se podrían redistribuir a precios sensiblemente menores?

En fin, todavía tengo que decidir si tengo suficiente tiempo como para jugar con uno de estos trastos. Si tú lo tienes, y te gustra trastear, yo no lo dudaría… Lo veo como la construcción de diseños eléctricos que hacíamos hace 20 o 30 años, pero mucho más interesante. Si no sabes qué hacer este verano, y tienes quien te financie el juguete… 😉

Tags:
Posted in Fabbers, Open Innovation, Sin clasificar, Software libre 5 Comments »